9 de febrero de 2014

¿Cómo ser creativo cuando no se tiene ni idea de cómo serlo?

A todos nos gusta lo creativo, aquello original y sorprendente. Cuando vemos un spot publicitario emocionante, una fotografía inspiradora, un cuadro impactante o leemos algo que nos deja alucinados es común pensar lo afortunados que son los artistas al poseer esas mentes tan creativas mientras comparas con la tuya, que crees que nunca tendrá una idea igual. Si alguna vez te has sentido así, continua leyendo.

Cuando hablamos de creatividad, nos referimos a la capacidad que tiene nuestra mente de extraerse de lo rutinario, de las ideas preconcebidas que tenemos grabadas y dejar la lógica de lado. Obviamente, no es tarea fácil pero es posible y, lo que es más interesante, mejorable.

Me entretiene ver los programas de televisión “Brain training”, “Pon a prueba tu cerebro” y “Cerebro extraordinario”. Como podréis imaginar, hablan sobre el gran desconocido: el cerebro y todos sus procesos. Recientemente he visto un documental que trataba sobre la creatividad. Me ha parecido de gran interés y he aprendido técnicas para desarrollar ideas creativas. Como creo que a todos nos gusta lo creativo, quiero compartirlo con todos vosotros.  

Los principales tips que hay que tener en cuenta cuando queremos ser creativos y no tenemos ni idea de cómo serlo son los siguientes:

El hecho de pensar “Yo no tengo la mente que tienen los artistas” o “A mí no se me ocurre nunca nada creativo” tiene un poder extraordinario en la mente de los humanos. Si crees que no lo eres, ni lo eres ni lo serás. Ese pensamiento negativo genera una ansiedad que bloquea nuestro cerebro de tal manera que, si puede impedir que seamos capaces de darle 3 usos diferentes a un objeto cotidiano, imagínate cómo será el bloqueo para cosas que requieren mayor concentración. Así que, primera conclusión: Nunca negativo, Siempre positivo. El pensamiento positivo nos ayuda a relajarnos y a preparar nuestro cerebro para tener mejores ideas.

Como he comentado anteriormente, el hecho de ser creativos responde a la habilidad de nuestro cerebro para abstraerse del pensamiento lógico y las ideas preconcebidas que tenemos. Así pues, una manera de conseguir reaccionar de  manera creativa es sacar al niño que llevamos dentro. Pensar como niños nos ayudará a dejar de lado el pensamiento más racional y como consecuencia, a obtener ideas más creativas. He visto como les hacían la misma prueba, decir que les sugería un garabato durante 10 segundos, a un niño y a un adulto por separado. Los resultados eran sorprendentes: Cuando les enseñaban un cuadro con una espiral en el centro, el adulto dijo que le parecía “una espiral, un caracol y no sé… no se me ocurre nada más” (palabras textuales). Al niño le había parecido hasta un agujero donde “te caes y te absorbe”. Después le pedían al adulto que pensara como un niño y probara de nuevo con un dibujo diferente. Tan fácil como eso, y consiguió dar el triple de respuestas que en el primer intento.

Otro consejo para tener una mente más creativa es practicar, practicar y practicar. Una buena técnica es realizar diariamente ejercicios tipo pensar en un objeto cotidiano (por ejemplo un zapato) y darle usos diferentes a los habituales. Cuantos más mejor. Prueba día a día y verás cómo cada vez te resulta más fácil. Otro ejercicio consiste en dibujar  un garabato en un papel y, en uno o dos minutos, acabarlo dándole un significado. Os pongo ejemplos abajo para que lo podáis ver. También podéis ejercitar vuestra mente con actividades tipo pensar tres palabras al azar e intentar encontrar una “tipo comodín” que valga para las 3 (por ejemplo para el grupo de palabras: fotografía, pasión, noche podría valer “oscura”). Realizar estos ejercicios día a día es una buena manera para ejercitar vuestra mente.


Ejercicio sobre imaginar usos no habituales para objetos cotidianos.


Ejercicio para darle un significado al garabato inventado.


Además de los consejos anteriores, otra práctica interesante es buscar la inspiración en los lugares donde vayamos a trabajar. Por ejemplo, si se trata de hacer fotografías, pintar un cuadro, escribir, grabar un video, decorar o cualquier otra cosa que queráis hacer en algún lugar concreto, es recomendable visitar la zona, observar cada detalle, mirar aquí y allá, etc… Así, dejando volar vuestra imaginación, se os ocurrirán ideas que seguro que os sorprenderán.

Por mi parte, os aconsejo que os empapéis de todo tipo de ideas que tengan otras personas que os guste lo que hacen. Yo suelo leer un sinfín de blogs sobre marketing y fotografía y sigo de cerca a aquellas personas que realizan trabajos que me fascinan. No para compararme y pensar que yo “Nunca llegaré a tener esas ideas” sino para extraer aquellas que iluminen mi parte creativa. Puedes probar a hacer lo mismo.

A la hora de realizar trabajos creativos, y la mayoría del resto de cosas en la vida, es importante que te rodees de un equipo competente, que disponga de aquellos puntos fuertes necesarios para complementarte y que sean capaces de aportar nuevos puntos de vista y críticas constructivas. No tengas miedo en exponer tus ideas, si no lo haces, nunca sabrás lo lejos que habrías podido llegar.

Por último, como he comentado al principio, que la bombilla se encienda de repente no es tarea fácil. Si un día, “por h o por b”, la cosa no fluye, es mejor descansar y volver a intentarlo en otro momento, cuando estemos más liberados, tranquilos y positivos.

Recapitulemos… ¿Cómo ser creativo cuando no se tiene ni idea de cómo serlo?

  1. Piensa en positivo
  2. Libera tu mente
  3. Saca al niño que llevas dentro
  4. Practica
  5. Busca inspiración en tu alrededor
  6. Rodéate de un equipo que te complemente
  7. Disfruta haciendo lo que haces
  8. Si no es hoy, será mañana o al otro, ¡No importa!

Para finalizar el artículo de hoy os dejo una pequeña reflexión personal: Recuerda que una mente abierta, dispuesta a encontrar nuevas posibilidades donde otra solo ve limitaciones, es la mente idónea para tener las mejores ideas creativas e innovadoras.  Ser creativos nos ayuda no sólo a tener buenas ideas, sino a ser una persona con capacidad para afrontar la vida con la mejor actitud pues, gracias a la mente creativa se consigue una excelente visión del entorno que nos rodea.

Os dejo el ejercicio de acabar el garabato que he resuelto, ¿Se parece al tuyo?



¡Hasta pronto!