13 de noviembre de 2013

Reflexión sobre el proceso continuo del aprendizaje

Por fin estoy aquí. He vuelto a ponerme sobre una hoja en blanco de Word, he enchufado el play en Youtube y he dejado que mis dedos reflejen lo que se me pasa por la mente ahora, últimamente. Tenía ganas de sentir esta sensación de nuevo. Es realmente agradable ver como poco a poco, sin esfuerzo alguno, las palabras salen solas, la hoja se va rellenando de líneas, mi mente se relaja y mi mundo se minimiza de tal manera que únicamente siento tranquilidad y felicidad. 

Hoy escribo un post diferente, más personal, más reflexivo, menos técnico, igual de válido. Es como me apetece hacerlo hoy. Creo que no es mejor ni peor, simplemente pienso que es maravilloso poder dejar volar la imaginación y que la inspiración de cada momento hable por sí sola.

Como os he contado más de una vez, una de mis mayores pasiones es el mundo digital y todo lo relacionado con marketing online. Por ello estudié el Máster de Marketing Online y profundicé en la materia con las prácticas relacionadas que me busqué mientras lo hacía. Al finalizar, abrí mi blog, hice algunas colaboraciones con otros blogs, monté una página web empresarial y realicé otros cursos que me aportaran un poco más de conocimiento. Sin embargo, con todo esto de que “las cosas están mal” o “que no hay trabajo en ningún lado” aún no había podido desempeñar ninguna de mis competencias en marketing 2.0 dentro de una empresa. Hasta que, desde hace unos pocos meses mi suerte, en ese aspecto, cambió. Desde ese tiempo atrás me siento especialmente feliz porque estoy dedicándome a lo que tanto empeño he puesto en prepararme y, es genial. 

No obstante, no quiero resumir mi post a esto. Con mi reflexión de hoy quiero expresar que he aprendido que, aunque te prepares y estudies durante mucho tiempo para trabajar, siempre hay que seguir aprendiendo. No me refiero a que tengamos que pagar más cantidad de dinero para tener un máster detrás de otro, si no que, especialmente en mi profesión, hay que estar al día siempre. Según mi parecer, no basta con conformarse. Hay que seguir alimentándose, creciendo y engordando de conocimiento. Creo que siempre habrá cosas que se puedan mejorar y otras nuevas que aprender. Así como objetivos renovados que podamos alcanzar. Y, ¿Quién mejor que uno mismo para hacerlo? 

Mi nuevo trabajo me ha ayudado a arrancarme la venda de los ojos, a conocer mejor el mundo en on y a darme cuenta de que me fascina mucho más de lo que creía. ¡Qué sentimiento más bueno! 

Desde aquí quiero animar a toda la gente a que luche por sus sueños, que arriesgue y que deje el miedo a lo desconocido de lado. Porque, por muy mala que nos parezca la realidad que nos ha tocado vivir, todo se ve según las gafas con las que se mira. Así que mejor afrontarla con unas buenas gafas que nos permitan disfrutar y vivir felices. 

Yo he optado por estudiar y profundizar más en SEO y en contenidos puesto que es a lo que más tiempo dedico en mi trabajo. Además, desde mis comienzos en el mundo on, estas ramas me han parecido especialmente interesantes y creo que me vendrá muy bien para mejorar en mis competencias.